Seleccionar página

Verter las cenizas procedentes de estufas, braseros y calderas puede provocar el incendio del contenedor

Con la llegada del frío aumentan los usos de braseros y estufas de material combustible en los hogares, así como las reuniones de amigos y familiares en torno a las lumbres y chimeneas y, por lo tanto, el aumento de los restos de cenizas que se depositan en los contenedores con el riesgo, si no se toman precauciones, de que estos puedan prenderse dentro del contenedor.

Por ello, la Mancomunidad Ribera Izquierda del Ebro recuerda que está prohibido verter las cenizas de estufas, braseros y calderas en los contenedores de recogida de basuras, así como arrojar cigarros u otras materias encendidas en las papeleras, contenedores y otra clase de mobiliario urbano destinado para la recogida de residuos.

Ten en cuenta que:

  • Depositar brasas o cenizas de chimeneas y estufas mal apagadas en los contenedores de basura puede provocar el incendio del propio contenedor o incluso del camión de transporte de basura.
  • El incendio de un contenedor de basura puede provocar que las llamas se propaguen a edificios, vehículos o incluso a zonas forestales.
  • Nunca se debe depositar ceniza, brasas o carbones en los contenedores de plástico, ya que las brasas pueden tener fuego latente durante varias horas.

¿Cómo me deshago de las cenizas?

Se recomienda disponer de un cubo o recipiente metálico donde depositar las cenizas durante 24 o 48 horas, hasta que estén apagadas completamente. Si disponemos de jardín o terraza, es un buen sitio para tener el cubo metálico con las cenizas.

También se recomienda sumergirlas en agua para estar completamente seguros de que no pueden prender. Precaución con el humo.

Tamaño fuente
Contraste